Click acá para ir directamente al contenido

¡Los frenos van primero!

Justo el fin de semana que viene te vas de ride a la playa y sabés que antes de salir tenés que chequear el chuzo. Pero… ¿será que de verdad lo hacés?

Es mejor que visités la agencia o llamés a tu mecánico de confianza, no vaya a ser que terminés reprochándote del refrán: “con tantas curvas y yo sin frenos”. ¡Sí, SIN frenos! Y es que lamentablemente es uno de los factores que sigue siendo partícipe de titulares en accidentes de tránsito del país, y que jamás podés restarle importancia!

Por eso además de dejar lista tu cita*, acá podés darle una repasada de lo que necesitás saber sobre el mantenimiento de los tuyos. 

Como ya sabés, disminuir, estabilizar y anular poco a poco la velocidad de tu auto de agencia, son las funciones de estos protagonistas. Por lo que prácticamente dejás en sus manos tu seguridad y la de tus pasajeros. 

Estos funcionan bajo el mecanismo de roce, lo que significa que cada vez que frenás los desgastás gradualmente. Ya sean los frenos de disco de tu carro nuevo,  los de tambor, que son un poco más antiguos o los de mano, que permiten inmovilizar al carro cuando está estacionado, ¡todos necesitan que les echés un taquito de ojo siempre! 

-¿Siempre? -Sí, siempre. Al momento de conducir, el líquido de los frenos debe de estar en su nivel óptimo, es por ello que es recomendable cambiarlo cada 1 o 2 años -según lo que recomiende tu mecánico-. Y ojo también a las pastillas, las cuales debés chequear como máximo cada 30.000 kilómetros. 

También es importante que a la hora de conducir tu carro de agencia, no frenés bruscamente y más bien, anticipés las frenadas, para asegurarte menos desgaste. 

Y que no se te olvide evitar presionarlo excesivamente durante las bajadas pronunciadas y prolongadas.  Si tu carro es manual, podés usar la caja de cambios para así disminuir la velocidad; si es automático, podés presionar poco a poco el freno para suavizar y disminuir la velocidad. 

¡Ah, muy importante! Recordá que en bajadas marcadas, no debés de utilizar el modo de conducción neutro, ya que resultaría sinónimo de desgaste, si es el único sistema de velocidad que controla tu auto.

Por cierto, antes de que terminés de hacer maletas y hagas la revisión regular de tus frenos, te dejamos estas banderas rojas que sí o sí, debés de prestarles atención y son indicadores para chequear, o cambiar tus frenos de inmediato.

  1. Desgaste en el grosor de las pastillas de freno delanteros y los discos.
  2. Vibraciones, chillidos, golpecitos o sonidos extraños cada que frenás.
  3. Resistencia o facilidad al presionar el pedal de freno. 
  4. Alguna señal de sobrecalentamiento.


Ahora sí, ¿todo listo para irte de ride? ¡Esperamos que sí! Pero en caso de que tu carro quedara en cuidados intensivos y considerés un auto de agencia, recordá que en Suzuki tenemos financiamiento y las mejores condiciones.  Así que no lo pensé mucho y antes de escaparte a disfrutar del verano, cotizalo aquí**.

Programe su cita aquí

Cotilizalo aquí